loader image

6 de diciembre

Cuida

“No es voluntad de mi Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños.”

¿Quién de nosotros no ha sido alguna vez esa oveja perdida? Dios tiene el profundo deseo de ir a buscarte. Da igual la circunstancia en la que te encuentres, los problemas que tengas o los motivos que te hayan llevado a estar en esa situación. Jesús no quiere que ninguna oveja se pierda: Jesús no quiere que te pierdas.

¿Qué sentido tiene abandonar a noventa y nueve ovejas para ir a buscar a una sola? Jesús va a por la oveja más necesitada, a por la oveja abandonada. Así es Él: bueno y misericordioso, y está loco de Amor por ti. Nadie en su sano juicio se la jugaría por la oveja descarriada. Eso es, Jesús se la juega por ti, constantemente.

Ninguno de nosotros es oveja irremediablemente perdida: somos ovejas a las que hay que volver a encontrar. Para Dios nunca estaremos definitivamente perdidos, ¡siempre vendrá a buscarnos!, hasta el último momento Él vendrá a buscarnos.

Hoy Abril, integrante del equipo de Aute, nos hace este súper regalazo. La evangelización tiene que llevarse a cabo también por los laicos. Por nosotros. Por ti. ¡Estamos en el mundo! Vivimos de primera mano sus necesidades y a menudo nos vemos impregnados de sus tentaciones. Por eso es tan importante no ser un laico de sofá. Tenemos que salir a las calles y proclamar el Evangelio. ¡Gloria a Dios!

Calendario de adviento 2022 - 10 de 28